FILTRO DE BÚSQUEDA

Precio

$ 44 - $ 119

|  LORENZO VILLORESI

La pasión de Lorenzo Villoresi por los aromas hace que sea creador de perfumería artística. Fragancias capaces de adentrarte en un universo independiente, exclusivo, único, sin limitaciones. El uso de los mejores ingredientes y materiales hacen que su perfume sea excepcional.

Desde la creación de su “Casa”, fundada en 1990 en el palacio familiar del siglo XV en Florencia, Lorenzo Villoresi ha seguido una senda revolucionaria en la perfumería artística. La filosofía que llevó a la creación de las colecciones de Perfumería y Fragancias para el hogar, queda patente en el intrínseco valor de los elementos únicos que conforman cada producto. Los ingredientes y materiales de la mejor calidad se tratan con sumo esmero para crear productos excepcionales.


Vidrio de plomo, alabastro de Volterra, mármol de travertino, mármol de Carrara del utilizado en estatuas, madera de olivo y cuero de Florencia, todos ellos preciados materiales utilizados antiguamente en los talleres artesanales de los Medici, hoy en día dan una nueva vida a este arte que nació como algo muy preciado. Volviendo a trazar las rutas de los comerciantes toscanos del Renacimiento, los perfumes de Lorenzo Villoresi representan un universo donde los materiales, las fragancias y los colores de la Toscana se encuentran y armonizan con las especias, las esencias y los influjos de Oriente. Los aceites esenciales y los preciados extractos de todo el mundo son de especial relevancia entre los ingredientes, ya que ensalzan y halagan a elementos típicos de la Toscana: laurel, olivo y ciprés así como la preciada y singular raíz de iris. Todas las facetas de la producción se siguen realizando a mano de acuerdo con los métodos tradicionales, lo que requiere tiempo y paciencia así como un esmero y atención meticulosos.


El popurrí, y concretamente el extraordinario Piper Nigrum, son una muestra emblemática de la originalidad y calidad características de los productos de la Casa de Lorenzo Villoresi. Maderas profusamente aromáticas, acres granos de pimienta, nuez moscada, incienso y fragancias lejanas se combinan en una alquimia olfativa única y maravillosa. Los perfumes de Lorenzo Villoresi nacen de la larga experiencia del fundador en la elaboración de fragancias personalizadas, una actividad que todavía se practica con un éxito cada vez mayor. Las fragancias de Lorenzo Villoresi refutan los tan manidos cánones de la perfumería convencional y evitan tajantemente el vasto espacio comercial copado por los productos fabricados en masa.


Sugerencias e influencias antiguas de tierras lejanas diferencian las fragancias de Lorenzo Villoresi que, por su intrínseca distinción, se han ganado una clientela internacional fiel, refinada y exigente. Se trata de fragancias capaces de describir un tipo de universo independiente, sin limitaciones; fragancias que evocan o generan sensaciones, lugares e imágenes o que incluso pueden transportarnos a un espacio de nuevas dimensiones emocionales.


Lorenzo Villoresi empezó a interesarse por el mundo de las especias y las esencias cuando viajó por primera vez a Oriente Medio en 1981. En aquella época también pasó largos períodos en el extranjero; fascinado por los mercados y el ambiente de los lugares que visitó, regresó a Italia con especias, que usaba tanto para cocinar como a modo de esencias y sustancias aromáticas; con frecuencia también un regalo para sus amigos y conocidos.


Durante esos años empezó a experimentar, destilando plantas aromáticas, elaborando tintes y creando sus primeras fórmulas con aceites esenciales, en respuesta a las peticiones y deseos de sus amigos y familiares. De esta manera, empezó a estudiar el mundo de las sustancias aromáticas y las esencias con más detalle, incluyendo los métodos de extracción y las técnicas de composición Para finales de la década de 1980 y durante los primeros años de su carrera académica como investigador de Filosofía clásica, el mundo de los perfumes se tornó en su auténtica pasión.


Esta pasión no se convirtió en su actividad profesional hasta mayo de 1990, cuando la casa de moda Fendi le encargó una gama de ambientadores, popurrís y velas perfumadas. A partir de ese momento, junto con una serie de importantes colaboraciones con conocidos nombres del mundo de la moda italiana e internacional, se crearon los primeros productos con la marca Lorenzo Villoresi: fragancias para el hogar, para el baño y por último, en 1991, la primera fragancia personal Uomo, seguida inmediatamente por Donna y otras Eau de Toilettes. Algunas de estas representan la interpretación personal que hace Villoresi de los temas de perfumería clásica, como Sandalo, Patchouli y Vetiver, mientras que otras, como Dilmun, Alamut y Teint de Neige, o Iperborea y Theseus, han estado inspiradas en mundos imaginarios, mitos y leyendas de distintos países y culturas así como por escenas y paisajes exóticos de ensueño. Uno de los rasgos distintivos de las creaciones de Lorenzo Villoresi es el uso de los más delicados extractos y esencias naturales, combinados con su gusto personal por una rica composición de tonos y de atmósferas diferentes a la par que armoniosas. Cada fragancia constituye una creación artística exclusiva, al margen de modas o tendencias, con el único objetivo de plasmar la idea, la “fragante visión” que de vez en cuando inspira al perfumista.


Además de ciertos trabajos pertenecientes a sus estudios universitarios, Lorenzo Villoresi es el autor de varias obras sobre perfumes, como “Il Profumo” (1995) y “L’Arte del Bagno” (1996), publicadas por Ponte alle Grazie, Florencia. De 1996 a 1999, editó y colaboró con una obra titulada “Il Mondo del Profumo” (Fabbri-De Agostini), asistiendo a congresos internacionales como “Profumi d’Arabia”, en la Scuola Normale Superiore de Pisa y como ponente en conferencias de la Universidad de Florencia sobre los aromas de la antigüedad. En 2010 editó y escribió el prólogo de la obra titulada “Il profumo del mondo antico” de G. Squillace, la primera traducción al italiano del tratado “De Odoribus” (relativo a los aromas) de Theophrastus (Olschki).


En 2006 obtuvo el prestigioso galardón internacional “Prix Francois Coty” de París, el premio de mayor prestigio otorgado en reconocimiento de los logros profesionales de un perfumista.


Hoy en día, en su estudio en la vía de’ Bardi en Florencia, Lorenzo Villoresi sigue creando fragancias personalizadas por encargo, mientras que las colecciones que llevan su nombre están presentes en cuarenta países. Las últimas novedades incluyen una colección especial para hoteles, disponible en los principales establecimientos hoteleros del mundo.


En las instalaciones del antiguo palacio familiar en Florencia, los trabajos siguen en curso para la creación de la Centre-Academy of the Art of Perfumes (centro académico del arte de los perfumes), donde un auténtico “museo” de fragancias y un jardín aromático conformarán el telón de fondo para una gama de actividades orientadas a proporcionar conocimientos, formación e información sobre el mundo de las fragancias, haciendo posible que tanto adultos como niños descubran el encanto y los secretos de un Arte que es antiguo, moderno y progresista al mismo tiempo.


El Atelier. Es como adentrarse de repente en un antiguo taller florentino y destapar siglos de experiencias, fórmulas de alquimia y penetrantes fragancias sugerentes. Nada más traspasar el umbral, se abre todo un universo que revela un complejo entramado de sólidas raíces culturales y familiares, infinidad de reflejos de tierras lejanas y una indudable sensación de pertenencia a Florencia, marco ideal para comparaciones, desafíos, creaciones artísticas y valoración de ideas. El laboratorio de Lorenzo Villoresi se encuentra en la planta superior de una antigua casa familiar con vistas a la urbanización de la época medieval de Via de’ Bardi, una de las calles más nobles y antiguas de Florencia. En una especie de fragua, rodeado de cientos de esencias en tarros y pequeños frascos alineados en las estanterías de madera de olivo, entre alambiques y tubos de cristal, vasos de precipitados y viales, oculto bajo una cálida luz tenue, da forma a sus creaciones.Aquí, en este pequeño y acogedor estudio, iluminado indirectamente con una lámpara colgante, con su alfombra del Cáucaso de bonitos colores desgastada por el tiempo y una decoración única, Lorenzo da vida a sus invenciones de alquimia psicológica, habiendo identificado primero sus misteriosos componentes pesándolos en minúsculas básculas de precisión para luego mezclarlos y proseguir con su precisa a la par que expresiva línea.La primera fase del proceso creativo se lleva a cabo en un ambiente en cierto modo arcaico, apacible y protegido del ruido de la ciudad y que, sin duda, incita a la meditación. Aquí Villoresi establece una profunda conexión, adoptando un enfoque analítico para encontrar un perfume que represente realmente a su persona, rebuscando entre materiales y notas que parecen distantes e irreconciliables, como buscando en las avenidas perdidas de nuestros recuerdos, fragmentos de varias sensaciones, no solo olfativas, e instantáneas emotivas de días felices avocados al olvido o que se desvanecen en la corriente de nuestros recuerdos.


La amplia sala que se encuentra a continuación, a la que se accede a través de tres escalones de piedra arenisca de Serena, es una galería suspendida muy por encima del río Arno, que parece marcar su sello y el final del trayecto. Una luminosidad renaciente, blanca y triunfante, lo inunda todo. La chimenea está encendida y hay una mesa de café circular que el propio Villoresi hizo a mano en madera de raíz de olivo hace muchos años en Monte Morello. Sobre un antiguo piano hay un imponente retrato de la abuela materna del perfumista, una presencia fuerte y oportuna, de aspecto amable a la par que solemne. En las paredes hay recuerdos de los viajes de un tío abuelo que fue capitán de barco en el siglo XIX, pergaminos de una dinastía china y una colección de discos de vinilo. Amplios sofás y sillas, así como un rincón repleto de preciados libros, incitan a la conversación.La galería cuenta con una gran mesa del siglo XIX, que utiliza para recibir a los invitados. La vista se pierde, liberada, desplazándose sin esfuerzo sobre Florencia, con sus iglesias, torres y edificios. Las serpenteantes colinas de Settignano, Maiano y Fiesole se extienden en la distancia, en tonos verdes y azules, hasta donde la vista puede alcanzar. A un lado, la extrema altura de una hilera de árboles en los jardines de Boboli se transforma en un denso bosque encantador. El río Arno fluye, aparentemente plácido e imperturbable, atravesado por las sendas geométricas trazadas en su superficie por los remeros, roza los arcos del Ponte Vecchio y acaricia la galería Uffizi, antes de desvanecerse en la distancia, resplandeciendo como pan de oro con aspecto de metal líquido. Por la noche, todo cambia una vez más, la escena desentraña luces y sombras, fragmentada con magníficos detalles aislados por fríos conos de luz. En lo alto, la iglesia de San Miniato en Monte emerge como un fantasma en la oscuridad, surrealista con su fachada blanca como la nieve decorada con mármol oscuro. Por último, Florencia se rinde a sí misma: la Belle Dame sans merci, tan cercana y a la vez tan enigmática.


Entre bastidores


Desde el principio de nuestra actividad, éramos conscientes de los productos de nuestras colecciones que pasarían a ser el corazón de nuestra producción: las esencias, es decir, las composiciones de extractos, aceites esenciales, resinas y otras sustancias perfumadas que son la base de todos los perfumes, de los Eau de Toilette de nuestras colecciones, de los productos de baño y de las fragancias de los ambientadores.


El alma de una Maison de perfumes sólo puede ser la fragancia, la creación de las fragancias y la filosofía, el sentimiento artístico que la guía, la mágica alquimia de sustancias perfumadas creadas para despertar emociones, pasiones y sentimientos, viajes a territorios imaginarios y desconocidos pero, aún así, soñados y deseados, visiones, sensaciones y paisajes de fantasía, en plena libertad a través del espacio y del tiempo.
Sabemos que somos de los pocos que, de principio a fin, llevamos a cabo este extraordinario y complejo ritual en la creación de un perfume, partiendo de la idea, del sueño, del deseo, pasando por la paciente "traducción" de estos mismos, componiendo esencias que son fruto de meses e incluso años de estudio y pruebas, para alcanzar ese aroma imaginado y "sentido", el sueño fragante. Y de ahí, a través de un proceso sofisticado y perfeccionado a lo largo de los años, hasta llegar al producto final.
En realidad, cuando en mayo de 1990 iniciamos nuestra actividad, tras varios años de pruebas, estudios y experimentos apasionados que se remontaban a 1981 (año en que viajé por primera vez a Oriente Medio) no tuvimos mucho tiempo para escoger qué cosas producir y cuáles no. Entonces producíamos algunos productos para nosotros mismos, y algunos perfumes hechos a medida para los amigos bajo el nombre provisional de "Atelier dei Profumi", con etiquetas cortadas a mano. Entonces, algunas marcas famosas de la moda italiana, y poco después algunas empresas extranjeras, nos preguntaron si estábamos dispuestos a estudiar y producir perfumes con y para ellos. En cuestión de poco tiempo tuvimos que tomar una difícil decisión: sin que yo mismo me diera cuenta, la mía no era ya sólo una pasión personal. Así, tras algunos días de dudas e inseguridades, decidí iniciarme en una "actividad", en una categoría prácticamente desconocida por aquel entonces: "perfumista artesanal". No está de más recordar que el "perfumista" es sólo y únicamente aquel que crea la fragancia, la composición de las esencias.Y así, gracias también a la experiencia adquirida en aquellos años con algunas marcas de moda que mantenían todavía un contacto más directo y personal con su propia actividad, empezaron a tomar forma los primeros artículos de nuestras colecciones: primero, algunos productos para el ambiente, desde velas perfumadas hasta popurrís. Después, tras la realización del sello para el frasco, llegaron las primeras fragancias personales, hasta que en 1992 lanzamos "Uomo", el primer perfume.


 Así, al inicio de los años 90, teníamos ya casi 10 años de experiencia de pruebas y experimentos de todo tipo, especialmente en la extracción y destilación de productos aromáticos, de tinturas e infusiones, de composiciones y mezclas de todo género.En los años siguientes, nuestra experiencia, amplia gracias a los primeros productos para nuestras colecciones y a las solicitudes cada vez más exigentes de fabricación para otras marcas, se enriqueció con el intercambio y la colaboración con un mundo único e irrepetible, con la riqueza inconmensurable y afortunadamente especialmente activa y presente en aquellos años: el universo artesanal, los artesanos florentinos, toscanos e italianos, los grandes herederos de los talleres del Renacimiento que dialogaban y trabajaban junto con los genios de una tradición inigualable e insuperable.Trabajar con ellos fue, y sigue siendo, una experiencia que no cambiaría por nada en el mundo.



Por aquel entonces (especialmente a finales de los años 80 y comienzos de los 90), las empresas artesanales abarcaban prácticamente todos los ámbitos del saber de la fabricación y yo (artesano rodeado de artesanos) podía pasar horas e incluso días junto a ellos buscando algo que no encontrábamos, pero que necesitábamos, buscando una solución, con el anhelo de inventar un método diferente, de crear nuevos productos, componentes y accesorios. Sí, porque el verdadero artesano disfruta con enigmas por descifrar y no siempre se contenta necesariamente con una solución fácil, rápida y ya dada. Porque ¿qué es el archiconocido Made in Italy sino el extraordinario valor añadido que se obtiene de la excelente destreza manual, unida al talento artístico del mejor artesanado italiano, especialmente el toscano?Así, hemos trabajado mano a mano con los artesanos del cuero y la madera, orfebres y plateros, con productores de diferentes tapones, frascos y contenedores. Con fabricantes de cajas y estuches, talladores y grabadores, cortadores de piedras y mármol, ebanistas, vidrieros, cristaleros y sopladores de vidrio, hasta los artesanos que trabajan el nácar y los metales, el papel y la seda. Nuestras colecciones también le deben mucho a su talento, además de a la destreza manual y al cuidado con los que nuestros colaboradores crean nuestros productos.



En cuanto a las materias que hemos utilizado, cabe destacar que algunas de éstas, las denominadas "nobles", nos hablan a través de los siglos y nos transportan a tiempos antiguos, expresan su belleza y su peculiaridad también a través de la unión con las fragancias. El destino quiso que muchas de ellas fueran desde siempre patrimonio de una afortunada región como es Toscana. Me refiero al alabastro, vehículo del perfume y de la luz desde épocas muy remotas; al cristal, para los contenedores más elegantes; a la plata, para los pommanders y para los componentes más valiosos; al cuero y a la seda para los estuches; al mármol para los accesorios; a las maderas más variadas y preciosas.Cuando iniciamos nuestra producción, deseábamos transmitir el valor y la dignidad a cada componente del producto, además del más elevado nivel de calidad expresiva y de valor de la fragancia. Todo debía ser valioso, coleccionable, dotado de un enorme valor intrínseco; lo normal podría ser un "recambio". Y así fue cómo todos estos materiales se convirtieron en los medios más adecuados para exprimir el valor y la riqueza que deseábamos transmitir.Hoy, cuando han transcurrido casi 25 años desde el inicio oficial de nuestra actividad, nos enorgullece haber conseguido un tesoro de todo este inmenso patrimonio de tan importantes y diversas experiencias, con el objetivo de mejorar la calidad y la belleza de nuestras propuestas para años venideros.


 

Más
  • $ 45.62 Agotado
    Agotado
    La estela de una fragancia que se funde con el cabello, para una noche de sueño. Composición especialmente preparada para perfumar su cabello creada por Lorenzo Villoresi. Con 'Teint de Neige' que significa 'el color de la Nieve, Lorenzo Villoresi en su creación nos evoca la delicada tonalidad de lo empolvado, trayéndonos recuerdos de la delicadeza del...
  • $ 99.79 En stock
    Lorenzo Villoresi con esta fragancia nos trae recuerdos de Oriente y a sus mercados árabes frente al Mediterráneo, con su toque de pimienta y especias africanas, consiguiendo un aroma fresco, aromático y picante. Contenido 100 ml
  • $ 99.79 En stock
    Acqua di Colonia de Lorenzo Villoresi es un recuerdo de un clásico del buen gusto, con su formulación con aceites esenciales naturales de bergamota, limón, salvia y romero. Un olor activa, con un carácter positivo y refrescante. Contenido 100 ml Notas de Cabeza: bergamota, limón, lavanda, petit-grain, naranja. Notas de Corazón: Clavo, neroli, salvia Notas...
  • $ 99.79 En stock
    Un soplo suave de selvas verdes y tierras éxoticas. Una fragancia con la fuerza y solemnidad de las maderas aromáticas. Una fragancia bálsamica y notas terrosas, con notas de cítricos, cedro y palo de rosa. Contenido 100 ml Notas de cabeza: pachulí, lavandaNotas de corazón: PachulíNotas de fondo: pachuli, sándalo, vetiver, madera de cedro, musgo de roble,...
  • $ 99.79 En stock
    (2)
    Con 'Teint de Neige' que significa 'el color de la Nieve, Lorenzo Villoresi en su creación nos evoca la delicada tonalidad de lo empolvado, trayéndonos recuerdos de la delicadeza del aroma,la suavidad del talco, a pesar de su sutileza desprende una gran personalidad, siendo una fragancia intensa y persistente. Contenido 100 ml
  • $ 117.85 En stock
    (1)
    Con 'Teint de Neige' que significa 'el color de la Nieve, Lorenzo Villoresi en su creación nos evoca la delicada tonalidad de lo empolvado, trayéndonos recuerdos de la delicadeza del aroma,la suavidad del talco, a pesar de su sutileza desprende una gran personalidad, siendo una fragancia intensa y persistente. Contenido 100 ml
  • $ 85.54 En stock
    (3)
    Con 'Teint de Neige' que significa 'el color de la Nieve, Lorenzo Villoresi en su creación nos evoca la delicada tonalidad de lo empolvado, trayéndonos recuerdos de la delicadeza del aroma,la suavidad del talco, a pesar de su sutileza desprende una gran personalidad, siendo una fragancia intensa y persistente. Contenido 50 ml
  • $ 99.79 En stock
    La fragancia unisex 'Alamut' de Lorenzo Villoresi, nos traslada a el ambiente cálido y sensual de Oriente, con sus notas de ambar, almizcle y maderas preciosas . Contenido 100 ml
  • $ 99.79 En stock
    La fragancia  'Uomo' de Lorenzo Villoresi, es una fragancia intensa,fresca, y elegante para hombre, con su toque sándalo, especias, maderas preciosas, pachuli y vetiver. Contenido 100 ml.    
  • $ 99.79 En stock
    La fragancia  'Musk' de Lorenzo Villoresi, es una sensual y cautivadora,  con sus notas envolventes de almizcle y unas notas de fondo de rosa, sándalo, cedro y maderas exóticas. Contenido 100 ml.      
  • $ 99.79 En stock
    La fragancia  'Incensi' de Lorenzo Villoresi, pertenece a la colección 'Vintage', trasladándonos Oriente a través de su 'Rutas de las Especias', su perfume posee notas frescas de manzana ácida y flor de azahar con toques de mirra, amapola y maderas resinosas. Contenido 100 ml  
  • $ 99.79 En stock
    Dilmun es el paraíso de los antiguos mesopotámicos, el lugar donde sale el sol y donde el mito de la creación sumeria tiene lugar. La tierra de Dilmun es pura en el jardín de los dioses, el Jardín del Sol, hay arbustos cargados de flores, gemas preciosas, frutas y dulces.  Contenido 100 ml. Perfume Ligeros matices de laurel, opoponax, incienso, vainilla y...

No hay productos

To be determined Envío
$ 0.00 Total

Confirmar